Memorabilia


El Día Después – París (4to y 5to día)

    Hola, aquí seguimos, en la ciudad que tuvo el sobrenombre de la Ville-Lumière, que lo recibió por ser un famoso centro de educación y de ideas durante la época en que no existía la luz eléctrica y que después lo mantuvo por ser una de las primeras en adoptar la iluminación en las calles.
    París está sobre el río Sena, en el corazón de lo que se conoce como Isla de Francia (Île-de-France), y que casi no ha cambiado desde mediados del siglo XIX, con una población en el área urbana de más de 2 millones de personas y con más de 12 millones de personas en el área metropolitana. Durante muchos siglos fue la mayor ciudad del mundo occidental y hoy sigue teniendo un lugar singular en el mundo, especialmente como centro cultural, de educación, de espectáculos, de moda.
    Mi primer viaje a París lo hice hace más de 30 años. Con un amigo decidimos hacer un viaje a dos lugares que hoy, después de tantas décadas, siguen siendo mis lugares preferidos del mundo: la ciudad de New York, en la que viví casi 7 años, y París.
    Una vez que la descubrí, me puse como un objetivo de vida realizar laboralmente algo que me permitiera seguir visitándola siempre. Recuerdo que una de las primeras actividades laborales que tuve fue la de ir a París a ver qué pasaba con su cultura, porque como recién se había lanzado la TV por cable en Argentina (la TV por cable no existió en Europa hasta una década después ¡!!), convencí a la empresa en la que trabajaba que yo tenía que ver la TV de otros lugares del mundo para después poder aportar algo al contenido de una televisión que era "paga", es decir, cuyos consumidores tenían que pagar mensualmente como lo hacen con la luz, el gas y el teléfono.
    El dueño de la empresa para la que trabajaba en esa época tenía una industria textil importante en la Argentina, y uno de los trabajos que tenía que hacer yo en París era ir a comprar ciertas ropas que mostraban la tendencia en la moda para el año siguiente; para ello tuve que ir a ciertos lugares de los que tenía la dirección precisa y que en este viaje volví a verlos porque 30 años después siguen aquí (rue Saint Honoré).
    Fue durante esos primeros viajes "exploratorios" que encontré que la Ville- Lumière era importante en mi vida y que fue el lugar en el que, años después de haber vivido en New York, logré comprarme un pequeño departamento que lamentablemente ya no tengo.
    Una de las primeras cosas que hice fue ir a ver el lugar en el que está, y que queda a pocas cuadras del hotel en el que ahora estoy. No recordaba (por el accidente que tuve) ni siquiera el nombre de la calle. Pero llegué a él sin problemas, guiado por la mismísima ciudad. Una ciudad que me hace inmensamente feliz.
    Visité hasta ahora ciertos lugares que me han permitido "re-conectar" este querido lugar con mi presente. Voy a seguir haciéndolo un par de días más, porque este viaje no puedo continuarlo ahora. Las secuelas de lo que viví hace dos años están presentes y tengo que trabajar mucho para que se vayan.
    Beso, abrazo.
    Alejandro.

background

Por Claudio Bevilacqua

Audio Texto